Directiva presidencial impulsa los Consejos de Paz, Reconciliación y Convivencia.

Mediante una directiva presidencial, desde la Presidencia de la República se convoca a los funcionarios públicos responsables del funcionamiento de los Consejos de Paz, Reconciliación y Convivencia para se promueva su creación, funcionamiento e implementación.

Los Consejos de Paz, Reconciliación y Convivencia son órganos asesores y consultivos del gobierno –nacional, departamental o municipal-,  que cuentan con participación directa de la sociedad civil, cuyo fin es propender por el logro y mantenimiento de la paz, facilitar la colaboración armónica de las entidades y los órganos estatales y promover una cultura de reconciliación y no estigmatización. Existe un Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, y, a su vez, cada departamento y cada municipio pueden crear su propio Consejo Territorial de Paz, Reconciliación y Convivencia.

Aunque la creación de los Consejos de Paz fue habilitada a partir de la Ley 434 de 1998, en muchos entes territoriales nunca llegaron a existir o dejaron de funcionar con el paso del tiempo. Con la implementación del Acuerdo de Paz, el Gobierno Nacional expidió el Decreto Ley 885 de 2017, que reformó la integración y las funciones de estas instituciones, que pasaron a llamarse Consejos de Paz, Reconciliación y Convivencia, y asumieron, entre sus funciones centrales, la promoción de la superación definitiva de la exclusión y la discriminación, teniendo en cuenta que la igualdad es un requisito indispensable para lograr una paz estable y duradera.

Los Consejos Departamentales de Paz, Reconciliación y Convivencia son creados por la Asamblea Departamental, a iniciativa del Gobernador. Los Consejos Municipales de Paz, Reconciliación y Convivencia son creados por el Concejo Municipal, a iniciativa del alcalde. Pero pese a la expedición del mencionado Decreto Ley y al auge de la implementación del Acuerdo de Paz, muchos entes territoriales no han procedido a crear los Consejos Territoriales.

El pasado 2 de febrero, el presidente de la República dirigió una directiva a un grupo de funcionarios y funcionarias públicas, con el fin de convocarlos para que adelanten las acciones necesarias en el marco de sus competencias para apoyar el funcionamiento del Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, y la creación y organización de los Consejos Territoriales de Paz, Reconciliación y Convivencia. Específicamente, la directiva estaba dirigida a funcionarios del nivel central –el Vicepresidente de la República, el Alto Comisionado para la Paz, el Ministro del Interior, el Alto Consejero Presidencial para el Posconflicto- y del nivel territorial -los gobernadores, los alcaldes, los diputados y los concejales-.

En el marco de la directiva, el presidente recordó a los funcionarios y funcionarias que tanto el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, como los Consejos Territoriales de Paz, Reconciliación y Convivencia, tienen una responsabilidad muy importante en el marco del proceso de construcción de paz: el desarrollo de la política de paz, reconciliación, convivencia y no reconciliación. Esta política pública deberá garantizar un enfoque territorial y diferencial de género, mujer, edad, grupos étnicos, comunidad campesina, víctimas, diversidad sexual y condición de discapacidad. Asimismo, el presidente convocó a los funcionarios y funcionarias destinatarias de la directiva para que en el marco de sus competencias procedan a la creación, organización y puesta en funcionamiento de los Consejos Territoriales de Paz, Reconciliación y Convivencia, disponiendo de los apoyos requeridos para tal efecto.

Caribe Afirmativo celebra esta directiva presidencial, y espera que permita impulsar la puesta en marcha de los Consejos Territoriales de Paz, Reconciliación y Convivencia, con participación activa de la sociedad civil y los representantes de los diferentes grupos poblacionales, entre ellos el LGBTI. Asimismo, espera que desde el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia se dé inicio al diseño y construcción de la política pública de paz, reconciliación, convivencia y no reconciliación, a través de un proceso de amplia participación ciudadana, que permita llegar a la implementación de acciones y estrategias que permitan la reconstrucción del tejido social en los territorios y con los grupos poblacionales altamente afectados por el conflicto armado.

Descarga y lee la Directiva Presidencial Aquí.

Post relacionados

06

  • 02
  • 2018
0
0

Mediante una directiva presidencial, desde la Presidencia de la República se convoca a los funcionarios públicos responsables del funcionamiento de los Consejos de Paz, Reconciliación y Convivencia para se promueva su creación, funcionamiento e implementación.

Los Consejos de Paz, Reconciliación y Convivencia son órganos asesores y consultivos del gobierno –nacional, departamental o municipal-,  que cuentan con participación directa de la sociedad civil, cuyo fin es propender por el logro y mantenimiento de la paz, facilitar la colaboración armónica de las entidades y los órganos estatales y promover una cultura de reconciliación y no estigmatización. Existe un Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, y, a su vez, cada departamento y cada municipio pueden crear su propio Consejo Territorial de Paz, Reconciliación y Convivencia.

Aunque la creación de los Consejos de Paz fue habilitada a partir de la Ley 434 de 1998, en muchos entes territoriales nunca llegaron a existir o dejaron de funcionar con el paso del tiempo. Con la implementación del Acuerdo de Paz, el Gobierno Nacional expidió el Decreto Ley 885 de 2017, que reformó la integración y las funciones de estas instituciones, que pasaron a llamarse Consejos de Paz, Reconciliación y Convivencia, y asumieron, entre sus funciones centrales, la promoción de la superación definitiva de la exclusión y la discriminación, teniendo en cuenta que la igualdad es un requisito indispensable para lograr una paz estable y duradera.

Los Consejos Departamentales de Paz, Reconciliación y Convivencia son creados por la Asamblea Departamental, a iniciativa del Gobernador. Los Consejos Municipales de Paz, Reconciliación y Convivencia son creados por el Concejo Municipal, a iniciativa del alcalde. Pero pese a la expedición del mencionado Decreto Ley y al auge de la implementación del Acuerdo de Paz, muchos entes territoriales no han procedido a crear los Consejos Territoriales.

El pasado 2 de febrero, el presidente de la República dirigió una directiva a un grupo de funcionarios y funcionarias públicas, con el fin de convocarlos para que adelanten las acciones necesarias en el marco de sus competencias para apoyar el funcionamiento del Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, y la creación y organización de los Consejos Territoriales de Paz, Reconciliación y Convivencia. Específicamente, la directiva estaba dirigida a funcionarios del nivel central –el Vicepresidente de la República, el Alto Comisionado para la Paz, el Ministro del Interior, el Alto Consejero Presidencial para el Posconflicto- y del nivel territorial -los gobernadores, los alcaldes, los diputados y los concejales-.

En el marco de la directiva, el presidente recordó a los funcionarios y funcionarias que tanto el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, como los Consejos Territoriales de Paz, Reconciliación y Convivencia, tienen una responsabilidad muy importante en el marco del proceso de construcción de paz: el desarrollo de la política de paz, reconciliación, convivencia y no reconciliación. Esta política pública deberá garantizar un enfoque territorial y diferencial de género, mujer, edad, grupos étnicos, comunidad campesina, víctimas, diversidad sexual y condición de discapacidad. Asimismo, el presidente convocó a los funcionarios y funcionarias destinatarias de la directiva para que en el marco de sus competencias procedan a la creación, organización y puesta en funcionamiento de los Consejos Territoriales de Paz, Reconciliación y Convivencia, disponiendo de los apoyos requeridos para tal efecto.

Caribe Afirmativo celebra esta directiva presidencial, y espera que permita impulsar la puesta en marcha de los Consejos Territoriales de Paz, Reconciliación y Convivencia, con participación activa de la sociedad civil y los representantes de los diferentes grupos poblacionales, entre ellos el LGBTI. Asimismo, espera que desde el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia se dé inicio al diseño y construcción de la política pública de paz, reconciliación, convivencia y no reconciliación, a través de un proceso de amplia participación ciudadana, que permita llegar a la implementación de acciones y estrategias que permitan la reconstrucción del tejido social en los territorios y con los grupos poblacionales altamente afectados por el conflicto armado.

Descarga y lee la Directiva Presidencial Aquí.

Regresar