‘Acompañamiento psicosocial’, uno de los pilares de las Casas de Paz de Caribe Afirmativo

Desde que  dio inicio el proyecto Sentidos de la Memoria se buscó generar procesos sociales, artísticos, culturales y políticos integrales que no solo trabajaran en pro de la transformación comunitaria y/o grupal, sino también que se enfocara en los procesos individuales y familiares de las personas que se vieran beneficiadas del mismo.

Para tal tarea fue clave entender la importancia del “acompañamiento psicosocial”, en todo conflicto ya sea armado, social y/o político, las heridas que deja la guerra se convierten en parte de la vida cotidiana de sus víctimas, obstaculizando su desarrollo personal, familiar, comunitario y de redes. Este escenario negativo conlleva a la generación de situaciones de violencia, es decir, que los subsume en círculos de violencia en los que sin apoyo sería una lucha constante poder salir.

En este sentido, para tal objetivo, el proceso de las casas de paz con la atención psicosocial busca generar espacios de acompañamiento  individual, familiar y grupal para población LGBT (beneficiarios directos e indirectos) que permita el fortalecimiento de capacidades frente a su desarrollo personal, a la resignificación de sus vivencias y superación o mitigación de las violencias  a través del arte y la cultura como aspecto fundamental en el reconocimiento y visibilización de sus derechos humanos.

Esta atención se llevara a cabo de la siguiente manera:

Para tal motivo, se diseñó el plan de atención y/o acompañamiento que se planteó anteriormente, el cual  se desarrollará de acuerdo a las necesidades territoriales de los municipios priorizados, Carmen de Bolívar, Ciénaga, Soledad y Maicao, que tiene una apuesta por la reivindicación de los derechos y unos enfoques que marcaran el camino a seguir frente a las realidades de las personas LGBT sus familias, comunidades, grupos y pares que rodeen el proceso.

Este plan cuenta con dos ejes que transversalizarán todo el proceso, que son la acción sin daño y los procesos de autocuidado, puesto que entendemos que de esas reivindicaciones por el ser y el saber hacer, saldrán personas líderes, ciudadanos y ciudadanas capaces de defender sus derechos y comprometidos con los procesos comunitarios, familiares, y grupales de sus territorios, los cuales se harán visibles de manera importante y por lo tanto, ante la presencia de actos de violencia que aún rodean a los procesos comunitarios en general deben contemplarse medidas de contingencia y protección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*