No paran las agresiones por parte de agentes de la Policía: denuncian mujeres trans

A pesar de que la Policía Metropolitana de Barranquilla se ha comprometido a garantizar los derechos de las personas LGBTI, aún se siguen presentando casos de violencia contra esta población.

***

La Mesa de Organizaciones Sociales LGBTI de Barranquilla realizó hace varios días una sesión extraordinaria en las instalaciones de la Policía Metropolitana de Barranquilla, para denunciar que varias mujeres trans que se dedican a la prostitución, han sido agredidas por parte de miembros de la Policía.

Las trabajadoras sexuales denuncian que en la carrera 38 con calle 44 varios agentes de la Policía Metropolitana de la capital del Atlántico, las maltratan. Sobre todo uno conocido como ‘El Ojón, que las ha agredido verbal y físicamente, y hasta las ha expulsado del lugar en donde trabajan por las noches. Ellas afirman que el uniformado cubre su nombre y apellido para evitar que sea identificado. Esta no es la primera vez que CARIBE AFIRMATIVO denuncia este caso. En marzo del año pasado, la corporación dio aviso a las autoridades. (Ver aquí).

Algunos miembros de la Policía, sin embargo, afirmaron durante la sesión que hay varias mujeres trans que delinquen en esa zona, y expenden alucinógenos. CARIBE AFIRMATIVO pide que se investigue a quienes cometan esos delitos, pero exige que no haya prejuicios en contra de las personas trans, ni sean víctimas de violencia. “También solicitamos que se indague si detrás de las agresiones hay grupos delincuenciales que controlan esa zona y ejercen presión a las mujeres trans que se dedican a la prostitución”, aseguró el director de la corporación, Wilson Castañeda.

La Policía pidió a las personas trans que se ubicaran “en una zona en donde no se afecte la sana convivencia de la ciudad”. Pero hay que aclarar que el espacio público pertenece a los barranquilleros, y que tanto hombres como mujeres trans pueden crear ambientes sanos. La corporación, no obstante, se reunirá en los próximos días con funcionarios de la Alcaldía de Barranquilla, la Personería, la Defensoría del Pueblo y miembros de la Mesa LGBTI, para revisar las zonas que se dispondrán para el ejercicio del trabajo sexual, de acuerdo al nuevo Código de Policía que se empezó a implementar desde el pasado 30 de enero. También se capacitará a la fuerza pública y se hará seguimiento a estos casos de violencia policial.

CARIBE AFIRMATIVO solicitó además que se comparta una base datos con los contactos de las patrullas del cuadrante, para hacer control a los casos de abuso policial. Y la Policía Metropolitana de Barranquilla socializó la aplicación ‘Polis’, que permitirá comunicarse rápidamente con un agente en caso de que ocurra una emergencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*