En Cartagena persisten las agresiones policiales a personas LGBTI

La capital de Bolívar es desde diciembre de 2015 una de las ciudades donde más se conocen casos de violencia policial a personas con orientación sexual e identidad de género diversas.

Las agresiones policiales cada vez son más frecuentes en Cartagena, a tal punto que el movimiento LGBTI de la capital de Bolívar salió a las calles el pasado sábado para llamar la atención de la ciudadanía y exigir un alto a la homofobia que se evidencia en los casos que han sido identificados por Caribe Afirmativo; solicitar que inicien las investigaciones y que haya una sanción disciplinaria de destitución por estos actos violentos de discriminación.

Un joven gay de Cartagena paró un taxi luego de estar en una discoteca, iba con su novio para su casa, pero dentro del vehículo fue víctima de reproches por parte del taxista que reaccionó de esta forma tras verlos darse un beso; y hasta les cobró más de lo habitual, situación que produjo una discusión entre los pasajeros y el conductor, quien utilizó el bolillo de un policía que dizque llegó al lugar para calmar los ánimos. El taxista le contó a los uniformados que habían intentado quitarle su celular.

La policía, mientras tanto, se ensañó con los jóvenes y hasta allanó la casa a donde se dirigían. Los dos agentes que habían acudido a este lugar, empezaron a insultarlos por su orientación sexual e identidad de género diversas, destruyeron varios artículos del hogar, los golpearon y luego los trasladaron a un CAI, y después a la Unidad de Reacción Inmediata, donde fueron judicializados. Un juez de control de garantías determinó que esta captura había sido ilegal.

Después uno de los jóvenes interpuso una denuncia ante la Fiscalía Seccional de Cartagena y una queja disciplinaria ante la Oficina de Reclamos de la policía Nacional, para llevar adelante la investigación penal y disciplinaria por los delitos de daño en bien ajeno y  abuso de autoridad. Pero en este proceso, la pareja de jóvenes fue citada a una reunión en las instalaciones de la Policía Metropolitana de Cartagena, en el barrio La Manga, donde fue revictimizada al salir de ese lugar, luego de darse un beso. Esta agresión motivó a grupos activistas LGBTI de la capital de Bolívar a realizar una ‘Besatón’, movilización social en la que se besan parejas del mismo sexo para exigir que se reconozcan los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersex.

Pero este no es el único caso de agresión policial que se ha conocido en Cartagena, otro joven gay ha denunciado que un agente de la Policía lo ha golpeado y lo ha sacado de las playas del barrio El Cabrero por su orientación sexual.

La víctima, que tiene medidas de protección, ha denunciado penal y disciplinariamente al uniformado, pero como en el caso anterior la Fiscalía poco o nada ha hecho.

Los tres últimos casos los referenciaré en uno solo por tratarse de mujeres trans que ofrecen servicios sexuales en la Torre del Reloj de Cartagena y quienes son perseguidas por  un comandante  de Policía.

El primer ataque transfóbico fue hacia una mujer trans oriunda de Cartagena quien reclama el uso y goce del espacio público, así como ejercer la prostitución sin ser perseguida por este agente quien le propicio golpes con un bolillo el pasado mes de mayo, produciéndole una incapacidad de ocho días, hasta la fecha no ha sido citada para efectos de extender la denuncia y queja disciplinaria ya que puso en conocimiento  a través de querella, denunció el hecho el cual la ha hecho empoderar en sus derechos ya que dice haber encontrado resistencia en la recepción de la denuncia por parte de funcionarios de la URI Cartagena hasta “que una se prestó a colaborar”  en la toma de la misma la cual es un derecho de todo ciudadano.

Las agresiones se presentaron por negarse a ser requisada por un agente hombre y no por una mujer, respetando la construcción de la identidad femenina, esto pasó también el pasado mes de mayo.

Esta mujer trans ha hecho el llamado y denunciado los hechos violentos que ocurrieron el pasado domingo por la noche a dos de sus compañeros trans en el ejercicio de la prostitución, a  las que llaman las venezolanas, estás últimas víctimas no han interpuesto denuncia por miedo a retaliaciones, fueron agredidas físicamente propiciándole lesiones que ocasiono que una de ellas fuera trasladada a un puesto de salud, los hechos se presentaron cuando intervinieron al manifestarle al agente de Policía que no increpara de forma violenta a un tercero, por lo cual sin mediar palabras comenzó a violentarla a bolillo.

El presunto victimario corresponde al mismo agente de policía que viene agrediendo en seste sector a las mujeres trans tal cual los reconoció  como, la mujer trans proporcionó a caribe afirmativo un video de los hechos, asi como fotografías de la denuncia y las afectaciones corporales.

La población LGBTI y Caribe Afirmativo hacen un llamado a la Policía Nacional a que adelante con diligencia las investigaciones disciplinarias pertinentes en estos casos con celeridad y sin cargas de revictimización a estas personas que históricamente han sido violentadas en razón de su orientación sexual e identidad de género diversas. Sanción disciplinaria de destitución por la violencia sistemática hacia este grupo poblacional. Así como la sanción penal por encasillarse en la conducta típica de abuso de autoridad, lesiones personales, y discriminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*