Inicia un nuevo proceso de paz, esta vez con el ELN

Caribe Afirmativo  celebra este nuevo  paso para  el postconflicto.

Después de más de dos años de reuniones entre el gobierno Nacional y el ELN con el fin de iniciar la primera negociación de paz con este grupo guerrillero, en las cuales se hicieron unos diálogos exploratorios en Venezuela, Ecuador y Brasil, hoy 30 de marzo de 2016 se ha declarado el inicio de una negociación para superar un conflicto que lleva más de cuatro décadas. (Ver: Agenda ELN)

Este proceso llevará una metodología muy especial, y es que las negociaciones se realizarán en cinco países: Ecuador, Venezuela, Brasil, Chile y Cuba, que junto con Noruega serán también países garantes. A pesar de no realizarse estas reuniones específicamente en Colombia, los diálogos garantizarán un diálogo permanente entre la sociedad civil y las agendas de construcción de paz, con el propósito de que la ciudadanía tenga participación activa y se haga un ejercicio de transparencia durante todo el proceso. Asimismo, este proceso tendrá en cuenta las lecciones aprendidas a través de las experiencias previas en las que Colombia ha promovido diálogos de paz, con el fin de ser coherentes con las necesidades del país, salvaguardando los derechos humanos y la aplicación del Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Otro punto importante es que en este proceso se destaca la importancia de examinar nuevamente el paramilitarismo y sus consecuencias, cómo ha permeado la sociedad colombiana y la desarticulación de sus brazos armados sobrevivientes. También, se ha destacado el papel de la pedagogía para la paz, en la que se promoverán espacios de aprendizaje para la construcción de la paz y procesos sociales de inclusión y superación del conflicto.
Caribe Afirmativo celebra este gran paso y el inicio de estas interacciones para alcanzar la paz, sin embargo, sostenemos que resulta indispensable tener en cuenta:

  1. Que la pedagogía para la paz no debe ser vista sin un enfoque diferencial, en el cual se pretermitan las situaciones a las que se han visto sometidos distintos grupos poblacionales. La construcción de una sociedad más incluyente necesita del reconocimiento de las diferencias y el respeto del pluralismo, planteado desde nuestra Constitución Nacional, por lo que es necesario la participación de las personas LGBTI en estos espacios para que, a través de sus aportes, se pueda avanzar en la superación de la discriminación y violencias estructurales a las que se han visto sometidos en la sociedad colombiana y en el marco del conflicto armado.
  1. La participación activa de la ciudadanía debe ser un hecho real y permanente en el tiempo y no solo ocasional; como sociedad civil exigimos la publicidad de lo que se realice para que siempre se pueda actuar en tiempo real ante lo que se está acordando. Por lo anterior, deben promoverse los mecanismos para que todos puedan tener una participación activa, teniendo en cuenta que muchas de las víctimas están en zonas rurales y en el caso de las víctimas LGBTI, muchas no están en condiciones económicas de estar sufragando la llegada a ciudades o el acceso a medios de comunicación para actuar en el marco del proceso.
  1. La agenda, que contiene seis puntos que son la participación de la sociedad civil, fortalecer la democracia para alcanzar la paz, garantías de vida digna para las víctimas, transformaciones sociales para la paz, seguridad para la paz y la dejación de las armas y garantías para el ejercicio de la acción política, tienen que analizarse transversalmente desde una perspectiva de género que permita tener en cuenta a las mujeres y personas LGBTI, que se han visto fuerte y diferenciadamente afectadas en el marco del conflicto armado.

Tanto la  guerrilla del ELN como de las  Farc han afectado históricamente a civiles en relación de su  orientación sexual o identidad de  género en territorios como el departamento de  Arauca,  Antioquia,  César y  Norte de  Santander, por ello es importante que se identifiquen las  victimas   LGBTI de éste grupo armado y  se den todas las garantías de  verdad y  justicia. Esta es pues, una nueva oportunidad histórica para reivindicar los derechos de las personas LGBTI que se han visto tan vulnerados en Colombia, por lo que Caribe Afirmativo reitera que las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex, han sido constructoras de paz, cultura y sociedad, y tienen que ser tenidas en cuenta para alcanzar una paz real para la sociedad colombiana.

Corporación Caribe Afirmativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*