Los Derechos Humanos en pleno siglo XXI: entre lo inherente y lo socialmente aceptado

Hoy en día vivimos en una sociedad donde hablar de derechos humanos, su exigibilidad y respeto es el pan de cada día, pero de ¿qué tipo de derechos hablamos? ¿Hablamos desde los derechos individuales o desde los derechos colectivos?, ¿hablamos desde lo que me afecta como individuo o desde lo que afecta a un gran número de colectividades?, al parecer nos encontramos en una era donde si no me ha pasado, a mi o a mi familia, no importa si le pasa a otras personas.

Desde el nacimiento de los Derechos Humanos el año 539 antes de cristo, hasta la declaración  Universal de los Derechos Humanos creada por las Naciones Unidas en 1948, los derechos humanos han cambiado de acuerdo a las sociedades y a las necesidades que demandan los grupos humanos; pero no en su naturaleza, ni en sus cuatro principios fundamentales, universalidad, indivisibilidad e  interdependencia, igualdad y no discriminación, y derechos y obligaciones, sino, en la medida en que se exigen a causa de las vulneraciones que han existido desde tiempos inmemorables.

Las personas LGBTI en el mundo, se encuentran en una constante lucha por algo que debería ser  “natural”,  por el simple hecho de ser y hacer parte de la humanidad, las violaciones a sus derechos se han convertido en el pan de cada día de sus cotidianidades, pero eso depende, de su condiciones socio-económicas, estatus, o en su defecto si conocen tanto sus derechos,  que no dejan cabida a vulneraciones explicitas.

Al parecer las personas cuyas  orientaciones sexuales e identidades de género que no encajan en los patrones de la normalidad o de lo socialmente aceptado, el binarismo del género y sexo etc., etc., más que derechos deben tener obligaciones, es decir, solo para ellos y ellas solo aplica el cuarto y último principio, sin derechos solo con obligaciones, y cuando algo anda mal, muchas personas afirman: “ahhh pero solo exigen y exigen derechos y se olvidan de sus obligaciones”; acaso, nos olvidamos de la universalidad y la definición de la ONU sobre los derechos humanos, “son derechos que tienes simplemente por ser humano”, ¿acaso este grupo poblacional se excluye de ser considerados humanos?

En este sentido, y teniendo como referencia el 10 de diciembre como el día internacional de los Derechos Humanos, declarado por las Naciones Unidas, este pequeño articulo nos aterriza a reflexionar, sobre que consideramos como humanos, a considerar, si mis derechos están por encima de los demás, si nos gustaría que diariamente se nos violentara por nuestras decisiones. Sobre todo a no esperar que algo nos afecte para darnos cuenta que diariamente está afectando a gran parte de la humanidad, a no esperar que pase algo para luchar por los derechos de nuestros semejantes, porque de algo debemos estar seguros y seguras y es que aunque  con ideas y pensamientos distintos, hay algo que nos hace iguales y es precisamente la DIFERENCIA.

Corporación Caribe Afirmativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*