Mujeres víctimas de violencia sexual en marco del conflicto armado

Retornan al municipio de El Salado

Hoy las mujeres marchamos por nuestra dignidad. Abrimos camino desde y hacia El Salado. Como lo hemos hecho por décadas, seguiremos guiando nuestros pasos hacia el futuro

En un acto simbólico de resistencia y de lucha por reivindicar sus derechos, las mujeres víctimas de violencia sexual del conflicto armado retornaron al municipio de El Salado de la mano de la Gobernación de Bolívar, El Fondo de Justicia Transicional, El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Aviatur, La Organización Internacional para la Migraciones (OIM), Postobón y la Alcaldía del Carmen de Bolívar; además, la Unidad de Víctimas, la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), la Embajada Británica y Colectivos de mujeres de todo el país.

El diario El Tiempo donó una placa en conmemoración de los hechos y para resaltar la lucha de los grupos de mujeres por promover los derechos de las víctimas y mujeres de la región. La misma iniciativa se realizará en distintas regiones del país, en aquellos sitios donde la violencia en contra de ellas, ha sido más significativa.

La masacre de El Salado dio a conocer al municipio, azotado por los hechos de violencia que hace más de una década sembró el miedo en la región. Muchas de las personas que marcharon al municipio guardan alguna relación con la región de los Montes de María; muchas fueron víctimas directas de los hechos cometidos, otras son familiares de algunas víctimas y por último, algunas personas que apoyan la iniciativa humanitaria, lo hacen motivadas por el respeto de los derechos de las mujeres en el país.

La iniciativa que promovía el mensaje “No es hora de Callar”, se convirtió en la primera iniciativa de retorno simbólico de mujeres sobrevivientes. La iniciativa liderada por la periodista Yineth Bedoya Lima, es la primera de 5 marchas restantes en todo el país; las siguientes se realizarán en Lejanías (Meta), Toribío (Cauca), El Placer (Putumayo), Uribia (La Guajira) y La Gabarra (Norte de Santander).

La violencia sexual contra mujeres en el marco del conflicto armado ha sido una constante en la lucha armada contra la población en el país. La dinámica de la región ha cambiado drásticamente con la presencia de los actores armados y conglomerados económicos. Las personas solo quedaban a expensas del silencio, el miedo y la impotencia, pero gracias a iniciativas de los grupos de mujeres de la región y distintas organizaciones de la sociedad civil han dado a las víctimas voz para reclamar sus derechos.

De acuerdo al diario El tiempo “A las 12 en punto arribó la marcha en medio de aplausos de los campesinos que dejaron sus labores cotidianas para asomarse a las cercas de alambre. Un mural pintado con la frase ‘Bienvenidos a El Salado’ recibió a las mujeres, que de inmediato se concentraron en la cancha de fútbol para develar una placa conmemorativa”.

Un respaldo amplio a todos los colectivos femeninos de lucha por el reconocimiento de los derechos de las mujeres y por no callar los hechos violentos y atrocidades que se han cometido contra ellas en el marco del conflicto armado. Motivamos la lucha y movilización pacífica de personas por la dignidad, en especial a las personas LGBTI por el reconocimiento de sus derechos y libertades como víctimas del conflicto armado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*