Archivo por meses: febrero 2015

Del realismo mágico a la tragedia nacional

Del realismo mágico a la tragedia nacional

Creo, que la mayor amenaza de los niños somos nosotros, una sociedad de doble moral, irresponsable, negligente y prejuiciosa, una que no es capaz de aceptar las diferencias, pero sobre todo, que discrimina y deshumaniza para mostrar un desacuerdo, una que no es capaz de ver lo bueno y que en cambio, radicaliza a los que parecen no “encajar” en los estándares del común denominador, olvidando que como decía Ortega y Gasset “nuestras convicciones más arraigadas, más indubitables, son las más sospechosas. Ellas constituyen nuestro límite, nuestros confines, nuestra prisión.”

La figura de la Porción Conyugal Se extiende a los Compañeros permanentes del mismo sexo según la Corte Constitucional

Consagrada en el Código Civil Colombiano, la porción conyugal hace parte en el régimen sucesoral (testada e intestada) como una de sus asignaciones forzosas dejando ver que en la legislación colombiana, el causante no puede disponer a su arbitrio de sus bienes y que tienen que acatarla, dando la acción de petición de herencia o de reforma del testamento si el sobreviviente no está de acuerdo con la forma de repartición que se hizo de la masa sucesoral, en otras palabras cuando no se tienen en cuenta a los asignatarios forzosos que estipula la ley.

Presentación del informe de situación de los derechos humanos de personas LGBTI en el Caribe Colombiano en 2014 y homenaje a Rolando Pérez

Hacemos aquí disponible nuestro informe sobre la situación de derechos humanos de personas LGBTI en el Caribe Colombiano, año 2014. Informe presentado el día 23 de febrero de 2014 después de un homenaje al profesor cubano asesinado Rolando Pérez, inspirador de la Corporación Caribe Afirmativo. Ocho años después, su asesinato permanece en la impunidad.

Barranquilla – Plantón por la Adopción Igualitaria

La igualdad debe ser una garantía para la ciudadanía Colombiana, y cualquier amenaza o menoscabo de derechos motivado por la discriminación hacia la orientación sexual y las identidades de género debe ser rechazada y desestimada en la vida cotidiana y, por el contrario, el Estado y la sociedad deben garantizar espacios de vida digna para lesbianas, gais, bisexuales y personas trans e intersex.