Se convierte esta amenaza escrita en el quinto panfleto en 2013.

Ha circulado en el Caribe poniendo en riesgo directamente la vida de la personas LGBT.

En un panfleto amenazante, repartido el pasado sábado 15 de junio de 2013 por las casas del casco urbano y rural del municipio de la Gloria, sur del cesar, región Caribe, se anuncia el inicio de una supuesta estrategia de “limpieza social” dando un ultimátum de 24 horas a personas, casi todas con conductas delincuenciales para que abandonen la población. Si bien este tipo de amenazas y accionar de grupos al margen de la ley no pueden ser mecanismos para reducir la delincuencia, preocupa como nuevamente ponen al lado de las conductas delictivas a personas de la población LGBT (en este panfleto nombran directamente a personas gays) declarándolas objetivo militar; además, prohíben la circulación y anuncian controles sobre el espacio público. Entre tanto, los medios de comunicación de la región (el Pilón, junio 17 de 2013) anuncian que la Policía adelanta las investigaciones para verificar la veracidad del panfleto y darlos con quienes elaboraron el mismo.

El pasado mes de febrero de 2013 circularon dos panfletos en el municipio de Baranoa, Atlántico; que amenazaban directamente a las personas gays, y lesbianas de ese municipio con nombres propios, de uno a otro documento amenazante solo transcurrieron 24 horas y muchas de las personas allí registradas decidieron irse del municipio por temor a represarías de los alias “los Paisas” y “los Tayronas” grupos ilegales al margen de la ley que delinquen en esos territorios y que aparecen firmantes de esos documentos. El 3 de marzo y el 25 de abril de 2013, se conocieron dos nuevos documentos de estas amenazas firmadas por “los Rastrojos”, donde se hacían explicitan las intimidaciones a las personas de la población LGBT del Caribe; en este caso en Sincelejo, Sucre; y Buenavista, Córdoba, respectivamente. Sin embargo en todos los casos se desconocen investigaciones o medidas de protección por parte de las autoridades para las personas LGBT allí señaladas.

Ya en 2012 se había denunciado por el Observatorio de derechos humanos de Caribe Afirmativo, la presencia de 12 documentos amenazantes del mismo estilo que fueron promulgados en la región caribe y en 2011 se destacaron 5 de estos panfletos; ocurridos en territorios donde se va ganando visibilidad del liderazgo de personas de la población LGBT y que también aparecen como zonas de alto nivel de conflicto, donde aun se generan acciones de control ilegal y de violencia; sin que se pongan en práctica mecanismos para la protección y el acompañamiento a los proceso de liderazgo de personas lesbianas, gays, bisexuales y trans.

Si bien parece recurrente y sistemático el uso de amenazas panfletarias en ésta etapa del conflicto armado en Colombia, que casi cotidianamente en algún rincón del país se denuncia la existencia de éste tipo de instrumento intimidante, no se puede pormenorizar sus efectos ni dejar de atender el miedo y la zozobra que dicha amenaza genera en medio de la sociedad civil; si bien, casi siempre las respuestas a éstas situaciones han sido inexistentes, dos hechos violentos ocurridos en Barranquilla, Atlantico; en 2012, donde las víctimas habían aparecido previamente en estos documentos amenazantes, hizo que las autoridades prestaran atención al particular.

Además de ello llama la atención como ciertos grupos poblacionales, aparecen con relativa frecuencia en éste tipo de amenazas (mujeres trabajadoras sexuales, personas viviendo con VIH, y personas LGBT (que casi siempre son denominadas solo como “homosexuales”) grupo poblacional de nuestro especial interés. Tal como lo advierte el informe de derechos humanos de Colombia Diversa, 2008- 2009; “desde hace ya varios años la población LGBT es amenazada por grupos armados al margen de la ley. Los panfletos amenazantes que éstos grupos hacen circular tienen en la mira, además de defensores de derechos humanos y sindicalistas, a personas socialmente marginadas, indigentes, personas en ejercicio de prostitución, consumidores de psicoactivos, lesbianas, gays, transgeneristas que ejercen la prostitución y personas con VIH, Sida”. Actos estos, relacionados en su mayoría, con las mal llamadas prácticas de “limpieza social”. El mismo informe, señala que en 2009 la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expresó su preocupación…”por la continua y masiva proliferación de un panfleto amenazante por lo menos en 24 departamentos de país. Hasta la fecha la oficina tiene conocimiento de por lo menos 18 formas estándar y 26 versiones particulares de dicho panfleto”. Sin embargo no se identifican ni acciones correctivas ni preventivas por parte de las autoridades locales en la región y en el país en éste tema que de cuenta de la responsabilidad del Estado en proteger la ciudadanía.

Hacemos un llamado a las autoridades Policiales y Fiscales del Cesar, para que rápidamente se investiguen estos documentos y se generen las medidas de protección adecuadas para la ciudadanía en general y para la población LGBT en particular. Y solicitamos a la Gobernación del César y a la Alcaldía de la Gloria activar procesos para el respeto y el reconocimiento de derechos de la diversidad sexual y las identidades de género en este territorio y a al Unidad de Protección del Ministerio del Interior, para que recoja estos hechos y evalué la sistematicidad de estas amenazas contra la población LGBT y proponga estrategias sostenibles de protección y garantía de derechos a sus miembros.

Corporación Caribe Afirmativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*