Caribe Afirmativo participa en el Foro Nacional de participación Política en el marco del proceso de paz.

Siguiendo las agendas que como sector Poblacional LGBT habíamos planteado en los encuentros regionales de Barranquilla y Sincelejo en 2012, proponemos una agenda a nivel nacional con otros sectores sociales, para que el reconocimiento a los derechos de la población LGBT y las garantías de su participación plena en escenarios de postconflicto en Colombia sea una realidad.

La Corporación Caribe Afirmativo, que trabaja por el respeto y reconocimiento de derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas trans en el Caribe Colombiano y que ha venido incidiendo en la agenda de reparación integral a la s victimas y procesos de paz en Colombia, participa en la mesa de trabajo nacional de participación política de la sociedad civil en el marco del proceso de paz con las FARC EP, para contribuir al proceso del Postconflicto; un espacio facilitado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Universidad Nacional, con la asistencia técnica de asesores políticos internacionales, además de la participación de mas de 200 organizaciones del país, para construir una herramienta desde la sociedad civil, para garantizar que el actual proceso como su resultado se construya en medio de una participación política horizontal y diversa que entre otras consiga que:

  1. Derechos y garantías para el ejercicio de la oposición política que incluya las formas de hacer política desde la garantía de los derechos humanos y de la dignidad humana en general, y en particular para los nuevos movimientos que reclaman hoy una paz integral a partir de la no discriminación; luego de la firma del Acuerdo Final.
  2. Mecanismos democráticos de participación ciudadana, incluidos los de participación directa, en los diferentes niveles y diversos temas de los grupos poblacionales históricamente excluidos
  3. Medidas efectivas para promover mayor participación en la política nacional, regional y local de todos los sectores, incluyendo la población más vulnerable, en igualdad de condiciones y con garantías de seguridad.

Nuestros aportes e interés en el proceso de discusión esta dado por la exigibilidad que hacemos de que el proceso de paz y las estrategias de posconflicto, garanticen la presencia e inclusión de las agendas de representantes de grupos poblacionales históricamente vulnerados como en el caso de lesbianas, gays, bisexuales y personas trans; si como las organizaciones y procesos que en diferentes lugares del país asumen su defensa y promoción de derechos.

Nuestra propuesta, gira en torno a cinco puntos en concreto:

En primer lugar y como estrategia de reparación y restitución de derechos en medio del conflicto, reconstruir las historias y escuchar las voces de los grupos desmovilizados, y su afectación a la población LGBT, para garantizar a estos una reparación integral; y poder documentar las historias de mujeres y hombres, gays y lesbianas al interior de las filas que de alguna manera han sido victimas por causa de su orientación sexual, sometidos a violencia sexual fundamentadas en las políticas de guerra, por parte de las FARC-EP; el uso de la violencia en los diferentes territorios, para atacar a la población LGBT ser usados como objeto y “objetivo de guerra”, el compromiso de la verdad y la reparación de su parte a las victimas de violencias sexuales, por orientación sexual e identidad de género diversa y la inclusión en los procesos de reparación por parte del Estado a la población LGBT víctima del conflicto.

El segundo lugar, generar estrategías de derechos y garantías para el ejercicio de la oposición política, que incluya las nuevas agendas y propuestas de acciones colectivas del movimiento LGBT, y ya que en Colombia no existe una política, ni un estatuto que garantice el ejercicio de la oposición, proponemos la construcción del estatuto de oposición política no solo para los integrantes de los grupos armados que se desmovilicen, sino para la ciudadanía en general, teniendo en cuenta los grupos sociales emergentes frutos de la injusticia social. Situación que además, influya en la modernización del sistema electoral, fortalecimiento de las veedurías para las campañas políticas y la garantía de participación de los grupos poblacionales históricamente discriminados, en los diferentes entes territoriales.

En tercer lugar, proponemos el fortalecimiento de los mecanismos democráticos de participación ciudadana, que de cuenta del impulso y aplicación de leyes que resguarden las iniciativas ciudadanas con claridad esbozando los espacios y las opciones que cada grupo poblacional tiene, como en el caso de la población LGBT para que como sector poblacional, tenga participación en los espacios de toma de decisión promovidos en el país, sus departamentos y municipios, garantizando el acceso y la inclusión de sus agendas.

En cuarto lugar incluir las propuestas y los procesos en los territorios con la población LGBT, para discutir y analizar las acciones a tener en cuenta para preparar al territorio para la recepción de la población desmovilizada, de esta manera se previenen los enfrentamientos que puedan tener los desmovilizados con las practicas de grupos y personas LGBT y el ciclo de discriminación que perpetúan las violencias simbólicas y que perviven mas allá de la desmovilización como lo experimentamos con el fallido proceso con los Paramilitares y sus Bandas.

En quinto lugar, propendemos insistentemente por que el Estado active todos sus esfuerzos en el fortalecimiento de la cultura política incluyente y respetuosa de la diversidad que sobre la base de derechos y dignidad humana garantice la igualdad; con acciones tales como la implementación de cátedra de memoria histórica en los establecimientos educativos que incluyan documentación de casos de personas LGBT victimas de la violencia; reconstrucción del tejido social en cada región desde la inclusión y el reconocimiento de los grupos poblacionales históricamente discriminados y sus singularidades.

Esperamos que estas propuestas, construidas a la luz de los dos encuentros regionales del Caribe de 2012 (Barranquilla y Sincelejo) puedan ser interlocutadas y discutidas con otras organziaciones y grupos LGBT que participen en el escenario de encuentro nacional y con la articulación de los movimietnso de mujres, afros e indigenas; entre otros; logremos movlilizar una agenda de participacion ciudadana efectiva, incluyente y respetusa de la diversidad sexual y las identidades de genero diversas, historicamente victimizadas por los actores del conflicto armado y de esa manera la paz en Colombia, como lo aprendimos en lo escenarios de Planeta Paz se construya, se promueve en un ambiente de reconocimiento por la diversidad y beneficie las agendas del movimiento LGBT.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*